Le padel Destaca no sólo por sus aspectos técnicos y tácticos, sino también por su dimensión mental, crucial para el rendimiento de los jugadores. La preparación mental de los jugadores. padel, un deporte practicado en parejas, requiere un enfoque específico que abarca el contagio emocional, la comunicación, la confianza, la concentración y la gestión de las emociones y la energía. Análisis firmado Clément Dardé de Mymental.fr.

Binomio y contagio emocional

Le padel Se juega casi exclusivamente en dobles, lo que hace que la dinámica del equipo sea especialmente importante. El contagio emocional juega un papel central en esta configuración. Las emociones, ya sean “positivas o negativas”, pueden transmitirse rápidamente de un jugador a otro, influyendo así en el rendimiento general de la pareja.

Oria Sager alegría semifinal Premier Padel P1 Riad

No es de extrañar que los estudios científicos confirmen que las emociones “positivas” como el entusiasmo y la confianza pueden mejorar la cohesión y el rendimiento del equipo. Por el contrario, las emociones “negativas” como la frustración y el estrés pueden tener un efecto perjudicial y provocar errores y un rendimiento reducido. Por lo tanto, es esencial que los jugadores padel desarrollar estrategias para gestionar y regular sus emociones con el fin de minimizar los impactos negativos y maximizar los impactos positivos. El trabajo de preparación consiste entonces en tomar conciencia de los momentos en los que son transmisores o receptores, influenciadores o influenciados, contagiosos o contaminados. De esta conciencia surge la regulación.

Dicho esto, las emociones agradables son deseables, pero las desagradables son inevitables, por lo que hay que aprender a adaptarse y trabajar.

La importancia de la comunicación en la pareja.

La comunicación es otro pilar fundamental de la preparación mental para padel. La comunicación eficaz permite a los jugadores sincronizar sus movimientos, anticipar las acciones de su compañero y mantenerse alineados en las estrategias de juego. Los estudios han demostrado que las parejas que se comunican de forma clara y regular tienen más éxito porque pueden adaptarse rápidamente a las situaciones cambiantes del juego. Por lo tanto, existe un vínculo directo entre comunicación y desempeño.

Gil Moyano debate Roma Premier Padel 2023

Los jugadores deben aprender a utilizar señales verbales y no verbales para coordinar sus acciones. La capacidad de dar comentarios constructivos también es crucial. Por ejemplo, después de un punto perdido, en lugar de criticar, un jugador puede animar a su compañero o sugerir ajustes tácticos. Este enfoque constructivo ayuda a mantener una dinámica positiva y generar confianza mutua. Por tanto, se debe construir y favorecer un vocabulario y un lenguaje corporal común. Asimismo, probablemente deberían evitarse ciertas palabras y actitudes. El entrenador mental está ahí para apoyar esta construcción.

Concentración: una disciplina exigente

Le padel Es un deporte rápido en el que los puntos se deciden en unos pocos peloteos y los juegos en unos pocos puntos. Los puntos importantes son frecuentes. Por tanto, la concentración es fundamental. Perder la concentración aunque sea por poco tiempo puede resultar costoso. Por otro lado, la dimensión cognitiva tiene aquí su particularidad. Entre las trayectorias del balón, los movimientos de los jugadores (compañeros y contrarios), los diferentes elementos del campo (vidrio, rejilla, red, puertas, arena, etc.) la toma de información, el desarrollo de situaciones y decisiones. Hacer que la inteligencia parezca esencial para rendir a un alto nivel. Por tanto, la preparación mental incluirá técnicas para mejorar y mantener esta atención durante todo el partido.

La visualización y la atención plena pueden ser extremadamente beneficiosas. La visualización permite a los jugadores prepararse mentalmente para diversas situaciones de juego, mientras que la atención plena ayuda a mantenerse presente y minimizar las distracciones. Al practicar estas técnicas con regularidad, los jugadores pueden mejorar su capacidad para mantenerse concentrados incluso bajo presión cuando juegan puntos decisivos.

Gestionar las emociones y la energía.

Le padel Es ante todo un juego de paciencia y precisión. A diferencia de otros deportes donde la potencia bruta puede ser una ventaja importante, padel Requiere que los jugadores adopten un enfoque más reflexivo y tengan un gran autocontrol. Por tanto, deben controlar sus emociones para mantener la precisión y la calma. De hecho, cualquier sobreactivación ligada a una mala regulación emocional puede conducir rápidamente a errores no forzados, malas decisiones tácticas y balones fáciles de explotar para el oponente.

un estudio de laRevista Internacional de Ciencias del Deporte y Entrenamiento demostró que los jugadores de padel Quienes son capaces de canalizar su energía de manera eficiente, sin verse abrumados por el estrés o la excitación, tienden a tener un mejor desempeño. Técnicas como la respiración profunda, la meditación y el diálogo interno positivo pueden ayudar a controlar el estrés y mantener niveles óptimos de energía.

Confianza en el corazón del dúo

La confianza en uno mismo es un elemento fundamental para cualquier deportista y jugador. padel no es una excepción a la regla. Pero en este deporte en pareja, esta confianza debe ir acompañada de una confianza igualmente fuerte en su compañero de equipo. Cada jugador debe creer en sus propias capacidades para ejecutar tiros precisos y estratégicos, pero también en las de su compañero para que el equipo funcione en armonía. Esta doble confianza es crucial, porque el desempeño general no depende únicamente de un individuo, sino de la sinergia y colaboración entre los dos actores.

La aceptación y el dejar ir son cualidades esenciales a desarrollar. un jugador de padel Deben comprender y aceptar profundamente que su éxito no depende únicamente de sus propias acciones. El desempeño de tu pareja influye directamente en el resultado final. Es fundamental acoger con amabilidad los errores de su pareja y darse cuenta de que los errores son una parte integral del juego y el aprendizaje. Al integrar esta perspectiva, el padeliste puede reducir la frustración y crear un ambiente de apoyo mutuo, promoviendo así un mejor desempeño del tándem.

tapia coello

Además, gestionar la culpa es un aspecto que a menudo se pasa por alto pero que es igualmente importante. Cuando un jugador comete un error, puede sentir una intensa culpa, temiendo haber decepcionado a su compañero de equipo. Es vital aprender a lidiar con estos sentimientos de manera constructiva, recordando que equivocarse es humano y que cada jugador tiene la responsabilidad compartida de mantener una actitud positiva. El apoyo mutuo y la comunicación abierta pueden ayudar a superar estos momentos de duda y desarrollar la resiliencia del equipo.

En conclusión, la confianza en uno mismo y en la pareja, la aceptación y el abandono, así como la gestión de la culpa son pilares de la preparación mental para padel. Permiten a los jugadores navegar por la complejidad emocional de este deporte, fortalecer su cohesión y maximizar su potencial colectivo.

Por último, la preparación mental de los jugadores padel Es un aspecto crucial, más aún porque este deporte se practica en parejas. Esto no se puede descuidar, e incluso hay que trabajarlo con tanta ambición como otras dimensiones como la física, la técnica y la táctica. Al integrar estrategias para mejorar la comunicación, mantener la concentración y gestionar la complejidad emocional y la energía, los jugadores pueden mejorar enormemente su rendimiento. EL padel requiere un enfoque mental específico que combine estos elementos para permitir que el equipo alcance su máximo potencial.

Clément DARDÉ

Clément Dardé es preparador mental y coach, formador y profesor. Es, en particular, el creador de MyMental.fr.