Desde hace algún tiempo, muchos jugadores y espectadores critican la aceleración del ritmo en padel, creyendo que esto distorsiona la esencia misma de padel. Según algunas estrellas, esta evolución amenaza el ADN de este deporte.

Sanyo, por ejemplo, se pregunta si todavía hay espacio para algo más que atacantes en el padel de hoy. No es el único que piensa eso. Muchos creen que la delicadeza y la estrategia están siendo sustituidas poco a poco por un juego más violento, con una nueva generación de jugadores dominados como Garrido, Cardona, Augsburger, Sager, Arroyo o Leal, capaces de pegar fuerte en todas las circunstancias.

Ante esta observación, jugadores de perfil más anticuado ponen sobre la mesa varias ideas.

Jugar con presión de balón

Dado que los jugadores están mejor preparados y las palas más eficientes, sería relevante modificar la presión de las pelotas. Una presión reducida podría hacer que todos estuvieran de acuerdo. Algunas marcas ya ofrecen pelotas con diferentes presiones. A veces, los torneos femeninos y masculinos incluso utilizan pelotas diferentes, a menudo para acelerar el juego de las mujeres en lugar de ralentizar el de los hombres. ¿Podemos imaginar torneos masculinos con pelotas más blandas?

Ofrecer diferentes tipos de superficies.

Esta idea surge cada vez con más frecuencia. Un cierto Miguel Lamperti propone la introducción de superficies variadas, como en el tenis. Parte de la temporada se podría disputar en pistas lentas y parte en pistas rápidas. ¿Por qué no incluir torneos sobre alfombras tradicionales, bien cubiertas de arena, y otros sobre alfombras de nueva generación, sin arena visible? Esto ofrecería diferentes sensaciones de deslizamiento y velocidades de juego variadas.

Juega con el tamaño de las bolas

Esta idea, aunque sorprendente, merece una reflexión. El tenis de mesa ya ha realizado esa modificación aumentando el diámetro de las pelotas (de 38 mm a 40 mm en 2000). Si el padel se estaba volviendo demasiado rápido, la Federación Internacional de padel (FIP) también podría considerar aumentar el diámetro de las bolas, que actualmente se sitúa entre 6,35 cm y 6,77 cm. Un aumento de 10 mm, por ejemplo, podría hacer que la pelota sea un poco más pesada y más lenta.

¿Qué opinas de estas ideas? Esperamos vuestras opiniones.

Franck Binisti

Franck Binisti descubre el padel en el Club des Pyramides en 2009 en la región de París. Desde el padel es parte de su vida. A menudo se lo ve de gira por Francia para cubrir los principales eventos de padel Francés.

Etiquetas