Si bien actualmente vivimos en altas temperaturas en Europa, los jugadores en Mendoza, Argentina, tuvieron que sacar sudaderas y forros polares para combatir el frío.

Al estar Mendoza en el centro del hemisferio sur, el verano aún está lejos y en la ciudad prevalecen temperaturas que oscilan entre los 3 y los 16°. Duro golpe para unos jugadores que, unos días antes, acababan de jugar el Madrid P1 Premier Padel bajo un calor abrasador.

No hay duda de que este cambio climático debe haber jugado muchas malas pasadas a los competidores en cuanto a su estilo de juego.

Esto ya lo sabemos, pero hay que tener en cuenta varios factores a la hora de empezar un torneo en una nueva ciudad (altitud, temperatura o incluso humedad). Estos puntos clave influyen mucho en el tipo de juego que montarán los jugadores. Ejemplo, cuando hace calor los grandes pegadores tendrán una ventaja considerable porque la pelota tenderá a salir más fácilmente.

Pero, ¿y cuando bajan las temperaturas?

Fue Pablo Lima quien, durante una rueda de prensa posterior a la victoria, nos dio su opinión al respecto: “Con este frío la pala y el balón están más duros y me ha costado dos días acostumbrarme a este cambio de toque. La salida de bola es así más rápida pero bueno todos estamos en el mismo caso. Además, con estas temperaturas la pelota tiene más dificultad para salir, mientras que cuando hace calor no es así. Estos son pequeños detalles técnicos que debes tener en cuenta para cometer menos errores."

¿Necesita información o asesoramiento sobre palas? eso pasa AQUÍ.

Sebastien Carrasco

Fan padel y de origen español, el padel corre por mis venas. Muy feliz de compartir con ustedes mi pasión a través del referente mundial de padel : Padel Magazine.